Incrementa tus ventas... Anúnciate...



martes, 24 de noviembre de 2015

Sinaloa: Ejecutado en Culiacán

Con múltiples lesiones provocadas por proyectil de arma de fuego fue asesinado la tarde noche de este martes un adulto por una de las calles de la colonia Guadalupe Victoria, su cadáver quedo tirado en la banqueta de afuera de su domicilio. 

Familiares de la víctima lo identificaron con el nombre de Ambrosio Ortiz Madrid de 46 años quien tenía su domicilio por la calle Juan Luis de Alarcón, entre Gilberto Owen y Abelardo Medina, a unos 200 metros del cuartel Militar en la popular colonia ya mencionada. 

El cuerpo sin vida de esta persona quedó tirado boca abajo junto a la llanta trasera de una camioneta Tacoma color rojo con placa UC-90-258 del estado de Sinaloa. 

Hasta el momento se desconoce cómo sucedieron los hechos pero se presume que el ahora occiso pretendía ingresar a sus domicilios cuando fue ultimado a balazos por un individuo del cual aún se desconocen sus generales el cual huyo por las calles aledañas al sector. 

Un agente de la Policía Ministerial que arribó al lugar, confirmó que junto al cuerpo de Ortiz Madrid se localizaron varios casquillos percutidos de bala calibre .9mm, mismos que fueron recogidos como evidencia del homicidio. 

Un agente del Ministerio Público que acudió al lugar realizó las diligencias correspondientes y después ordenó que el cadáver fuera trasladado al Semefo.

Más detalles
Un sujeto fue encontrado sin vida por la calle Gilberto Owen, en la colonia Guadalupe Victoria. El cuerpo inerte fue encontrado a un costado de una camioneta Toyota, de color tinto, la cual no cuenta con matricula de circulación.

La víctima presenta heridas de bala y se encuentra boca a arriba.

El reporte fue dado a las autoridades policiacas a las 18:20 horas aproximadamente, y en estos instantes se encuentran en el lugar de los hechos realizando las diligencias correspondientes.

(Con información de Línea Directa y El Debate.com.mx)

Yucatán: Mujer sube con todo y auto a escalera eléctrica; iba usando el celular

Un auto de lujo se subió esta mañana a la escalera eléctrica de la plaza Altabrisa, al nororiente de Mérida. Testigos señalaron que la mujer perdió el control del vehículo porque iba entretenida con su teléfono celular.

El accidente dejó varias personas lesionadas; todas ellas estaban en la escalera al momento del impacto.

El choque ocurrió cuando la conductora entró al estacionamiento de la plaza, por el costado oriente, pero en lugar de bajar la velocidad, aceleró y se subió a una de las guarniciones, lo que le hizo perder el control del vehículo.

La conductora de 18 años, y quien no tenía licencia de conducir, fue detenida por los guardias de seguridad de la plaza, cuya administración exige el pago de 2 millones de pesos por daños.
(Con información de Azteca Noticias)

Veracruz: Reportan 7 "narcomantas" en Pánuco

Habitantes de Pánuco han dado a conocer a través de las redes sociales la aparición de "narcomantas" en distintos puntos de la ciudad lo cual ocasionó incertidumbre y miedo entre la población.

Según la información dada a conocer en las redes sociales siete "narcomantas" aparecieron en la ciudad con un mensaje del llamado “Grupo Sombra” hacia “los secuestradores y usurpadores” que habitan en aquél municipio.

(Con información de Noreste.net)

Zacatecas: Comando irrumpe en salón de belleza y mata a embarazada

Una mujer de 21 años con un embarazo de ocho meses murió a consecuencia de varios disparos que recibió cuando se encontraba en un salón de belleza en el municipio de Calera, muy cerca de la capital, el cual fue rafagueado por hombres armados esta tarde.

La víctima identificada como Karen había acudido a la estética porque se preparaba para una fiesta prenatal o baby shower que le organizaron a un mes de dar a luz.

Poco después de las 2 de la tarde de este domingo, Karen era atendida por una de las empleadas de la estética ubicada en la calle José María Morelos en una colonia de Calera.

Un grupo de hombres llegó en un vehículo hasta la puerta del negocio y disparó al interior. La mujer recibió cinco balazos.

Paramédicos la atendieron y trasladaron al hospital general donde falleció.

Una fuente cercana a la Secretaría de Seguridad Pública informó que los responsables pudieron escapar y huyeron sin que hasta el momento se tenga información sobre su identidad.

(Con información de Proceso.com.mx)

Veracruz: Confirmada, la muerte de cinco colombianos “levantados” en Córdoba

El fiscal general Luis Ángel Bravo Contreras confirmó que las cinco personas halladas sin vida en el municipio de Puente Nacional, el martes 17, corresponden a los ciudadanos de nacionalidad colombiana “levantados” el jueves 12 en el municipio de Córdoba.

Bravo Contreras señaló que se dio “vista” de estos hechos a la Procuraduría General de la República (PGR) por presumirse la participación de la delincuencia organizada en la múltiple ejecución, además de que ya hay contacto directo con las autoridades consulares de aquella nación sudamericana.

En entrevista con medios de Córdoba, Luis Ángel Bravo confirmó la identidad de los cinco cuerpos: Carlos Arturo Marulanda Orozco, Jorge Armando Muñoz Hincapié y Francisco Javier Agudelo Gómez, identificados plenamente este fin de semana.

El viernes pasado, la FGE logró la identificación de Carlos Andrés Mejía Contreras y Gholmer Badi Osorio Cano.

“Estamos en contacto con las autoridades consulares en aquel país para hacer los traslados correspondientes, la investigación es un tema muy delicado y en breve podremos dar a conocer la conclusión”.

A través de una denuncia anónima, elementos de la policía municipal de Puente Nacional dieron con el paradero de cinco cuerpos abandonados sobre la maleza en los alrededores del rancho “Langostillo”, a orillas de la carretera Totutla-Conejos, dentro de Puente Nacional, en la región del Sotavento.

Bravo señaló que la identificación de los cuerpos se logró gracias a un cruce de datos contenidos en los documentos de identidad aportados por las autoridades consulares de Colombia y la información aportada sobre los desaparecidos, por lo que resultó positiva la coincidencia de huellas dactilares con los cuerpos localizados.

El pasado viernes la Defensoría del Pueblo de Colombia informó que la madre de uno de los desaparecidos acudió a poner una queja por la desaparición de los jóvenes, la cual fue remitida al Consulado de Colombia en México con la finalidad de que la policía mexicana investigara los hechos.

Según la carpeta de investigación FGE/FIM/FAM/012/2015 iniciada por la Fiscalía del estado, los cinco colombianos “presuntamente” se dedicaban a actividades ilícitas.

“Una de las líneas de investigación es la participación de la delincuencia organizada en estos hechos.‎ Por tal motivo se solicitará la colaboración de la PGR por encontrarse elementos de delitos del fuero federal en la comisión de estos hechos”, explicó la FGE el viernes 20 en un despacho informativo.
(Con información de Proceso.com.mx)

Tabasco: Ejecutados, hijos de dos ex alcaldes priístas

Dos hijos de dos ex alcaldes priístas del municipio de Paraíso fueron asesinados anoche por un pistolero solitario.

Se trata de Henry Burelo Magaña y Luis Arturo de la Fuente Rodríguez, hijos de los ex presidentes municipales Ciro Burelo Magaña y Arturo de la Fuente Sánchez.

Los crímenes ocurrieron alrededor de las diez de la noche del lunes en la ranchería Oriente, cuando los jóvenes convivían en casa de su amigo, el empresario Mateo Ricárdez, ubicada sobre la carretera Comalcalco- Paraíso.

Según testigos, un solitario sujeto vestido de negro con chamarra amarilla se acercó a las víctimas, les disparó y huyó.

Henry Burelo y Arturo de la Fuente murieron al instante. Trascendió que Mateo Ricárdez fue rescatado con vida e internado en un hospital de la localidad.

Hasta el mediodía de este martes ninguna autoridad municipal, estatal o federal ha brindado información sobre este doble homicidio.

Ciro Burelo Magaña gobernó Paraíso en el trienio 1986-1988, en la segunda mitad del sexenio de Enrique González Pedrero; Arturo de la Fuente, de 1998-2000, al final del sexenio de Roberto Madrazo.

En enero de 2013, el ex alcalde perredista de Paraíso Cristóbal Javier Angulo fue asesinado en un paraje de la periferia de Villahermosa.

Su cadáver fue localizado en el interior de su automóvil Honda Accord totalmente calcinado e irreconocible. Apenas había dejado el cargo el 31 de diciembre de 2012.

Su esposa, Hilda Angulo, pudo identificar el cadáver a través de la hebilla de su cinturón, cartera y otros objetos personales.

Angulo refirió que perdió contacto con el ex alcalde un día anterior, cuando viajaba de Paraíso hacia Villahermosa.

Por este homicidio, un mes después fue detenido Iván Enrique Ruiz García, quien confesó que mató al ex alcalde luego de un pleito que sostuvieron en un motel por no querer pagarle su servicio como sexoservidor.

El municipio de Paraíso se localiza en la costa tabasqueña, a unos 80 kilómetros de esta capital y ahí se encuentra el puerto de Dos Bocas, donde Petróleos Mexicanos (Pemex) exporta miles de barriles de crudo.

(Con información de Proceso.com.mx)

Guerrero: Ataque a transporte público en Chilapa; matan al chofer y a 3 mujeres

Cuatro personas murieron y dos más resultaron lesionadas en un ataque perpetrado por sujetos armados que dispararon contra un vehículo de transporte público en el municipio de Chilapa de Álvarez.

El hecho se registró alrededor de las siete de la mañana de este martes sobre un camino de terracería, en las inmediaciones del poblado indígena de Atzacoaloya, ubicado a 20 minutos de la cabecera de este municipio.

De acuerdo con reportes oficiales consultados por apro, un grupo de hombres armados atacó a los pasajeros de una camioneta tipo Urvan de la ruta Chilapa-San Jerónimo (número económico 425) cuando se desplazaban sobre el camino que conecta a Atzacoaloya con el municipio de Hueycantenango.

En el lugar fueron asesinadas cuatro personas identificadas como Isaac Xochitempa Chantla, el chofer de la unidad, así como tres mujeres identificadas como Angela Casarrubias Cortés; Ana Casarrubias y Victoria Díaz Bernabé, indica el parte.

Una fuente oficial señaló que al menos una de las mujeres se desempeñaba como profesora en esta zona indígena.

En la refriega resultaron heridas Flora Ayucatepec Cortés y la niña Elizabeth Casarrubias, de cuatro años de edad, quienes fueron trasladadas al hospital general de Chilapa.

Hasta el momento las autoridades estatales no han fijado una postura sobre el múltiple crimen, reflejo de la violencia e impunidad que priva en Guerrero.

(Con información de Proceso.com.mx)

Veracruz: Ataque a empresa harinera en Córdoba; hay un muerto

Grupo armado atacó a balazos la factoría harinera del consorcio “Carus Abella” de Córdoba, cuyos hechos sucedieron en las instalaciones de la empresa ubicadas en Cuitláhuac, en la zona centro del estado, revelan hoy fuentes de las redes sociales.

Como resultado del ataque armado por parte de un comando desconocido, una persona fue ejecutada dentro de la compañía; se trata de Juan Pérez Murillo, de 70 años de edad, quien era el vigilante y responsable de las labores de vigilancia, cuyo cuerpo fue hallado con múltiples orificios producidos por impactos de bala de distintos calibres, apuntaron fuentes periodísticas de Córdoba.

Tras el cruento atentado, personal ministerial y policial se presentó en el lugar de la tragedia y dio fe de los hechos tras ordenar el traslado del cadáver del hoy infortunado al SEMEFO regional para la práctica de la necropsia de ley.

Se estableció que la Fiscalía Estatal ordenó investigar las causas del ataque armado para llevar ante la justicia a los presuntos autores del crimen del malogrado vigilante, quien era originario de la ciudad de Piedras Negras, Veracruz.

(Con información de El Piñero de la Cuenca)

Guanajuato: Una bala perdida lo mató al asomarse a ver un pleito

Por asomarse a la calle a presenciar una riña campal, Ismael Díaz Ledesma, de 19 años de edad, fue herido de bala y murió en el Hospital General durante la tarde del pasado domingo.

Lo anterior fue expuesto por el personal de la Subprocuraduría de Justicia en Irapuato, con base en la declaración del hermano de la víctima, quien sostuvo que alrededor de las 4:30 de la tarde de ese mismo domingo, hubo un enfrentamiento entre varios jóvenes justo en la esquina de las calles Santa María y Jamaica, de la colonia Nuevo México.

Por lo anterior, dijo el hermano, él e Ismael, salieron a la calle para observar lo que estaba sucediendo, por lo cual al acercarse, escucharon una detonación de arma de fuego. Instantes después el joven de 19 años de edad cayó herido de muerte.

Al escuchar el disparo, otros familiares salieron a ver qué había ocurrido, y al ver a Ismael herido y en medio de un charco de sangre, de inmediato solicitaron el apoyo de una ambulancia, sin embargo, debido a que la unidad de emergencia no llegaba, optaron por subirlo en una camioneta particular y emprender el traslado a toda velocidad hacia el Hospital General.

La ambulancia de Cruz Roja logró interceptar a la camioneta en el cruce de la avenida San Juan y la calle Los Reyes, por lo cual los paramédicos subieron al joven a la unidad y lo llevaron de emergencia al nosocomio, donde fue recibido por el personal médico, quienes informaron que había fallecido.

De acuerdo con la Procuraduría General de Justicia del Estado, el caso fue canalizado a la Unidad Especializada en Homicidios, cuyos agentes indagan la identidad del atacante que participaba en la riña y disparó contra el muchacho, para esclarecer el hecho.

(Con información de La Policiaca.com)

Cd. de México: Suicidio en el Metro

Un hombre de 40 años de edad, enfermo de esquizofrenia, quien iba acompañado de su señora madre a su cita médica, tuvo una crisis y tal vez “escuchó una voz” o “sintió que alguien intentaba hacerle daño” y decidió lanzarse al paso del convoy en la estación Deportivo 18 de Marzo del Metro, mientras su mamá quedó en “shock” al ver la forma trágica en la que murió su hijo.

El conductor detuvo de inmediato la marcha del convoy, pero no fue suficiente para que al menos tres carros le pasaron por encima a quien fue identificado como Arturo Aguilar Galicia, de 40 años.

El cuerpo quedó semidestrozado y se tuvo que ir moviendo despacio el convoy para liberar el cadáver para continuar con el servicio, ya que los usuarios fueron desalojados de la estación de la Línea 3.

La mamá de Arturo se encontraba desconsolada ante lo que vieron sus ojos. Dijo que su hijo decidió lanzarse al paso del Metro delante de ella, y es que quienes sufren de esquizofrenia pueden escuchar voces que no están allí, pero también pueden pensar que otras personas quieren hacerles daño y ese trastorno hace que sea difícil para ellos cuidarse a sí mismos, siendo esto lo que probablemente ocurrió ayer.

Entrevistando a la señora, personal de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, fue informado de que ellos tienen su domicilio cerca de la estación del Metro donde se registró el suicidio, y que a esa hora, las 10:30 am, se encaminaban para llevarlo a su cita y que se le atendiera, porque en los últimos días sufrió de algunos ataques en su casa.

Sin embargo, nunca imaginó la señora, que el hombre al ver que el convoy llegaba a la estación se lanzara a su paso y quedara sin vida debajo del tren. Con sufrimiento en su corazón, la mujer localizó a otros familiares para que la acompañaran hasta la agencia del Ministerio Público, hasta donde fue trasladado el cuerpo del presunto suicida, y entregárselos para que le dieran cristiana sepultura.

Uno de los paramédicos explicó, que los síntomas psicóticos distorsionan el pensamiento de una persona y que éstos incluyen alucinaciones (ver o escuchar cosas que no existen), delirios (creencias que no son ciertas), dificultad para organizar pensamientos y movimientos extraños, y que en síntomas “negativos” hacen que sea difícil mostrar las emociones y tener una conducta normal.

Es por ello, que esta persona perdió por un momento lo que era real con lo irreal y no midió el riesgo que corría al arrojarse al paso del convoy, en donde el servicio fue suspendido cerca de media hora, y ya cuando el cuerpo fue sacado de la estación, se restableció la marcha de los trenes, y la mamá de Arturo debió acudir a la agencia ministerial para solicitar la entrega de los restos de su vástago.

(Con información de La Policiaca.com)

Edo. de México: Supuesta infidelidad provoca 2 muertes

Un ex teniente del Ejercito Mexicano mató de un balazo en la cabeza a su esposa y luego, arrepentido, se quitó la vida también de un tiro en la cabeza, con la misma arma homicida, luego de que protagonizara acalorada discusión con su mujer por una aparente infidelidad.

Vecinos del matrimonio al escuchar los gritos y las detonaciones de arma de fuego dentro de la casa, de inmediato fueron a la casa de los familiares de la mujer, ubicada a unos metros del lugar, para avisarles.

Posteriormente, cuando el padre de la occisa llegó y entró al inmueble, “frio” se quedó cuando descubrió que tanto su hija, María Elizabeth Chocotero López, de 20 años de edad, como su yerno, Luis Gutiérrez, de 23, ya estaban muertos, tirados en medio de enormes charcos de sangre, dentro de la misma casa, por lo que de inmediato dio parte a la policía.

Más tarde, cuando elementos de la Policía Municipal y de la CESC arribaron a la casa, ubicada sobre la calle Agustín Melgar, manzana 6, lote 5, y la Avenida 14, en la Colonia Alfredo del Mazo, en Naucalpan, confirmaron que los esposos ya estaban muertos, por lo que acordonaron toda la zona y pidieron la intervención del Agente del Ministerio Público, para que diera fe de los hechos.

Durante las primeras inspecciones oculares que practicó en la escena del crimen, el MP informó que la mujer quedó en la sala de la casa, con un balazo en la cabeza, a la altura de la frente, y que el esposo, que a decir del padre de la occisa fue teniente de caballería del Ejército Mexicano, quedó tirado metros adelante, junto a una puerta y que también presentaba un disparo en la cabeza.

El representante social, dijo que por las versiones que dieron algunos vecinos, en el sentido de que antes de que se registraran los mortales hechos, los esposos discutían acaloradamente dentro de la casa, por una supuesta infidelidad, todo hace suponer que durante la misma discusión, el enfurecido ex militar asesinó de un balazo en la cabeza a su mujer y luego se suicidó, también de un tiro en la cabeza, con una pistola que fue hallada a un costado de su cuerpo en la misma escena del crimen.

Lo anterior, se deduce porque dentro de la casa no se encontraron huellas de violencia y ninguno de los occisos presentaba golpes en el cuerpo, únicamente un disparo en la cabeza cada uno.

Sin embargo, añadió el representante social, serán los peritos y el médico legista del centro de justicia local, quienes despejen estas dudas y confirmen el crimen y suicidio, una vez que concluyan con los peritajes y la necropsia de ley, lo anterior para deslindar responsabilidades y cerrar este caso.

(Con información de La Policiaca.com)

Nuevo León: Trailero mató a su hijastra por negarse a tomar un yogurt

Para “corregir” a su hijastra, que se había negado a tomarse un yogur, el trailero Jaime Iván Hernández Martínez tomó a la niña de los pies y la dejó colgando de cabeza.

Durante un lapso de una hora, y mientras su padrastro conducía el vehículo de carga, la pequeña identificada como Nahomi Magdalena Nájera Montalvo, de 1 año y 10 meses de edad, sufrió constantemente golpes en la cabeza, lesiones que terminaron por causarle la muerte.

Fue la tarde del viernes, cuando Hernández Martínez y María Gabriela Nájera Montalvo, la madre de la víctima y pareja del trailero, llevaron a la menor a una clínica del IMSS donde argumentaron que se había caído del camarote del tráiler en que viajaban. Desafortunadamente la niña ya había fallecido.

Los médicos determinaron que la pequeña presentaba golpes en el tórax y la cabeza, por lo cual solicitaron la presencia del Agente del Ministerio Público, quienes al interrogar al sujeto, se negó a hablar, fue la madre quien reveló que no se trató de un accidente, sino que su pareja la había maltratado al molestarse porque la niña se negó a beber un yogurt que le acababa de comprar.

Dijo que tiene dos meses de vivir en unión libre con Hernández Martínez, y el jueves viajaban con la menor en un tráiler, en el cual, llevaban una carga de cerveza de Matamoros, Tamaulipas a Apodaca.

Indicó que en el trayecto, Hernández Martínez, se detuvo a comprar comida alrededor de las 6:00 horas del viernes y adquirió un yogurt para la niña, la cual se encontraba dormida en el camarote.

La menor se negó a ingerirlo y el trailero la sujetó de los pies, la levantó, dejándola de cabeza y reinició la marcha, con la madre en el asiento del acompañante. La mujer intentó quitársela, pero el conductor le pidió no intervenir argumentando que esa era la manera en que la niña iba a entender.

Posteriormente se colocó los pies de la menor bajo su pierna izquierda para que ésta siguiera de cabeza. Durante casi una hora mantuvo a la niña en esa posición, hasta que llegaron a Apodaca.

Tras el “castigo” la niña se durmió en el camarote. Fue hasta las 17:00 horas del viernes cuando vieron que la menor no reaccionaba y la llevaron a la Clínica 19 del IMSS, donde les informaron que ya no contaba con signos vitales, por lo cual quedaron detenidos para investigar el deceso.

Se cree que durante el lapso que la menor estuvo de cabeza, se golpeó en diversas ocasiones contra el piso debido a los saltos del camión sobre el pavimento y estas lesiones le causaron la muerte.

La pareja quedó detenida mientras las autoridades judiciales resuelven su situación jurídica.

(Con información de La Policiaca.com)

Infiltrado: Crónicas guerrerenses

Con una cánula de oxígeno en la nariz y una sonda de suero en el brazo, Carlos Sánchez yacía en el asiento trasero del Honda sedán con la cabeza apoyada en el regazo de su esposa. El vendedor de tacos de 36 años tenía tres balas alojadas en el cuerpo y gritaba de dolor cada que caían en un bache en la carretera esa noche que iban rumbo a Iguala.

Espera, su primo Armando le rogaba, sólo faltan 10 minutos más para llegar al hospital.

De pronto, el interior del carro se iluminó con un destello de luz. Armando de la Cruz Salinas quedó cegado con el reflector que la policía del estado de Guerrero apuntaba hacia ellos desde una camioneta al lado del camino. Redujo la velocidad en medio de la densa noche, pero golpeó otro vehículo policial que estaba en medio de la carretera con las luces apagadas.

Un hombre fornido con uniforme de la policía estatal y botas negras con casquillo abrió la puerta del pasajero y sacó a tirones a la hermana de Carlos. La lanzó contra la cajuela, la esposó y la requisó. En ese momento un camión distribuidor de hielo se detuvo, pero el oficial gritó: "¡No es tu problema!" y el conductor siguió su camino. Luego el policía la empujó hacia la patrulla y la puso en el piso del asiento trasero, junto con su primo Armando y su cuñada. Otro policía se sentó atrás con ellos.

Pensaron que habían sido arrestados, hasta que la patrulla dejó de avanzar por la carretera y se metió por un camino de tierra rumbo a las montañas. Entonces supieron que habían sido secuestrados por la policía.

Los cuatro miembros de la familia Sánchez son oriundos de la Tierra Caliente, en el estado sureño de Guerrero, una región de campos de mariguana y cultivos de amapola, donde los carteles del narcotráfico decapitan a sus enemigos y donde ni siquiera los sacerdotes se salvan de una muerte violenta. En la primavera de 2013 se sabía que la policía hacía algunos trabajos para el crimen organizado, pero no era ampliamente conocido que las policías locales y estatales también desaparecieran gente.

Por la mañana, cuando Tania Martínez Figueroa seguía sin saber de su esposo, fue a pedir ayuda a las autoridades. Fue a las instalaciones de la Procuraduría estatal en Teloloapan a presentar un reporte por desaparición. Menos de una hora después le advertían por teléfono que no siguiera con la denuncia o su familia sería asesinada.

Tania retiró el reporte.
Policías -o delincuentes- en Iguala

Al siguiente día recibió otra llamada: le pedían un rescate de 100, 000 pesos (unos 8000 dólares). La familia pagó el dinero pero los secuestradores no se volvieron a comunicar y ella se quedó en silencio. Había aprendido a mantener la boca cerrada.

No diría nada durante casi un año y medio hasta que la desaparición de 43 estudiantes a manos de policías de Iguala el 26 de septiembre de 2014 comenzó a develar la magnitud de la participación de las policías en engrosar la lista de 26.000 desaparecidos registrados oficialmente en el país desde 2007.

En medio de la indignación por el rapto de los estudiantes, cientos de familias se presentaron en una iglesia de Iguala y comenzaron a reportar sus propias historias de desaparición, muchas sucedidas con la complicidad de la policía. El subprocurador de Derechos Humanos, Eber Betanzos, dijo a The Associated Press que la policía municipal había participado en varios casos alrededor de esa localidad durante el mandato del alcalde José Luis Abarca, quien enfrenta cargos relacionados con el caso de los 43 estudiantes.

Una investigación oficial sobre la desaparición de los estudiantes señaló que un mando de la policía de Iguala, Francisco Salgado Valladares, era responsable de pagar la nómina de los agentes que trabajaban también para el cartel de "Guerreros Unidos" y distribuía unos 600.000 pesos al mes (unos 45.000 dólares) entre la policía. El entonces subdirector también supervisaba los retenes policiales instalados en las carreteras de acceso a la ciudad, en los que se hacía cargo de que pasaran los cargamentos de droga, de que no entraran miembros de carteles rivales y de que los secuestradores transitaran con sus víctimas sin problemas.

Algunos miembros de la familia Sánchez aceptaron hablar con la AP sobre los secuestros de la policía en uno de esos retenes con la condición de no ser identificados. Querían contar la historia de violencia que los rodea tanto como el aire que respiran y cómo la policía está detrás de muchos casos de quienes ahora son conocidos como "Los Otros Desaparecidos".

Sin embargo, tienen pánico de sus captores y los policías, que aún viven entre ellos y que operan con impunidad y que, a veces, vuelven para abusar o amenazar a aquellos que se atreven a hablar.

Hablaron en voz baja, a puerta cerrada, y con una aparente e irreconciliable mezcla de liberación y pavor, conscientes de que decir la verdad puede ser fatal.
El jefe de la policía de Iguala, Felipe Flores Velázquez
al servicio de "Guerreros Unidos"

Carlos Sánchez y su esposa habían regresado del mercado la tarde del dos de abril de 2013 cuando un carro blanco se detuvo afuera de su casa en Teloloapan, una ciudad de unos 55.000 habitantes en una planicie de la zona montañosa de Guerrero. Ella llevó los pañales y la leche a la casa y cuando regresó por más cosas vio a un hombre que apuntaba una pistola a su marido. "A mí me están confundiendo, investígueme", les dijo Carlos a los hombres.

No es extraño que en esta zona del país algunos sean llevados a punta de pistola, para luego pedir rescate a su familia, reclutarlos a la fuerza a las filas de un cartel o castigarlos por no pagar una extorsión. Carlos vendía tacos en cuatro puestos callejeros y en su motocicleta, algo que aumentaba las posibilidades de cruzarse con los criminales. Los hombres armados intentaron meterlo a su carro pero Carlos se resistió y entonces él, padre de tres niños, recibió un disparo en el pecho, otro en el brazo y otro en la pierna.

En el pequeño hospital de Teloloapan Carlos fue vendado, le pusieron oxígeno y suero, pero le dijeron que no había ningún cirujano disponible para atenderlo de sus heridas de bala. Le dijeron que debía ir a Iguala. Para llegar hasta ahí, la familia sabía que tendrían que atravesar una sinuosa carretera de dos carriles que conecta Arcelia y Ciudad Altamirano con otras comunidades afectadas por el narcotráfico. Tendrían que pasar, además, a través de tres retenes militares y uno de la policía.

El personal del hospital le dio una carta que decía que Carlos necesitaba ir a urgencias para recibir atención médica urgente para que lo dejaran pasar en los retenes, pero le dijo a la familia que ninguna ambulancia podría llevarlo sino iba con una escolta armada. Su hermana fue al puesto militar a la entrada de la localidad para pedir una escolta pero le dijeron que necesitaban autorización de sus superiores. Manejó al centro de la ciudad para hablar con el comandante, quien le dijo que sólo la oficina local de la Procuraduría del Estado podía dar permiso. En ese lugar, una mujer rechazó su solicitud.

"Déjalo así, ya no puedes hacer nada", le dijo.
Francisco Salgado Valladares, 
ex segundo policía de mayor de Iguala

Mientras, la esposa de Carlos llamaba desesperada a clínicas privadas alrededor de Teloloapan y eventualmente encontró una que aceptó recibirlo. Pero cuando la ambulancia llegó y el personal vio que Carlos había recibido disparos, cambiaron de opinión y dijeron que el doctor había terminado su turno. No es extraño que en lugares controlados por criminales se niegue la atención de heridos de bala pues ha habido casos de sicarios que van hasta las clínicas a rematar a sus víctimas y ponen en riesgo al personal médico.

Carlos no quería ir a Iguala y le dijo a su esposa que lo dejara morir en casa. Su esposa dijo que lucharía por salvar su vida aunque él no quisiera. Un amigo les prestó su carro para realizar el viaje y Armando se ofreció a manejar. Él y Carlos crecieron juntos y se querían como hermanos. Justo cuando pasaban a Carlos de la ambulancia al carro vieron que un hombre dentro de un carro estacionado cerca de ellos, sonreía y marcó algo en su celular.

El grupo de cuatro partió a las 9:30 de la noche: Armando, Carlos, su esposa y su hermana. Pasaron el primer retén en Teloloapan y el segundo en Ahuehuepan, pero no llegaron a un tercero.

En las afueras de Iguala, la esposa de Carlos, su hermana y su primo fueron transferidos de la patrulla al asiento trasero de una camioneta beige. Escucharon a Carlos quejarse en la parte trasera.

Después de unos 10 minutos de manejar cuesta arriba, llegaron a un complejo amurallado con una gran puerta. Alguien silbó y la puerta se abrió. Los sacaron de la camioneta y los llevaron hacia una casa de un piso y concreto sin pintar. La puerta era color verde manzana y había una ventana sin vidrio y con el marco negro.

Entraron a la casa, oscura, guiados por las luces de los celulares de sus captores y pronto se dieron cuenta que no estaban solos. Entre 15 y 20 personas estaban sentadas en el piso, vendados de los ojos y amarrados por las muñecas y los tobillos.

La policía les quitó los zapatos, cinturones y cualquier cosa de valor; les jaló las playeras para cubrir sus cabezas pero por la luz de los celulares alcanzaron a ver a través de la tela cuando arrastraron a Carlos dentro de la casa. A excepción de las vendas, estaba desnudo; la bata de papel del hospital se había perdido. Los guardias intentaron sentarlo, pero se desplomó sobre su costado y cayó a los pies de su primo.

Estaban rodeados por entre 10 y 15 hombres armados con fusiles. La mayoría usaban el mismo uniforme policial oscuro. La única mujer entre los captores tomó la bolsa de la esposa de Carlos. Otro secuestrador se acercó a Carlos con una libreta. Le preguntó su nombre, de dónde era, cuántos hijos tenía y qué hacía. Carlos contestó todas las preguntas, pero de todos modos lo golpearon y patearon. Luego su interrogador le dio una lista con nombres y le preguntó si conocía a esas personas. Les dijo que no.

Los golpes aumentaron. El hombre acusó a Carlos de robarse caballos de un rancho en Teloloapan aunque él no era jinete. Le gustaba cazar y las peleas de gallos. Dijo que había estado en ese rancho pero sólo para vender tacos a los albañiles que construyeron los establos. Y les recitó la variedad de sus tacos.

Otro captor puso el cañón de un fusil en la cabeza de Carlos. Indignado, Carlos se estiró y le gritó al pistolero: "¡Mátame!", o él lo asesinaría junto con toda su familia.

Unos seis hombres se abalanzaron sobre Carlos y lo patearon con furia. Cuando se detuvieron, Carlos volteó hacia su esposa, respiró profundamente y dijo el nombre de su hijo más pequeño, Santiago. Después cerró sus ojos.

Uno de los policías miró su reloj: 11:45 de la noche, dijo. Otro se inclinó a tomar el pulso. Luego tomó la cabeza de Carlos con ambas manos, la torció violentamente hasta que su cuello se quebró.

Los hombres armados metieron al vendedor de tacos en un 'sleeping bag' verde y lo sacaron. Los otros escucharon cómo caía su cuerpo en la parte trasera de alguna camioneta, antes de que llamaran a la mujer del grupo para que limpiara la sangre de la víctima.

Era el turno de Armando. Lo interrogaron y también lo golpearon.

En los siguientes días, la esposa de Carlos y su hermana fueron cuidadas por distintos grupos de policías y civiles que pasaban la mayor parte del tiempo fumando marihuana y mirando videos en sus celulares. Permanecían sentadas mientras otros eran golpeados con tablas o con trozos de manguera rellenas de cemento y escuchaban a los guardias hablar sobre cómo habían matado a un violador y le habían arrancado el rostro, como justificándose moralmente. Traían a varios y se llevaban a otros. Ellas llegaron a creer que si a los cautivos los dejaban irse con sus zapatos eran liberados, pero si se iban descalzos, eran asesinados.

Permanecieron petrificadas por 10 días antes de que las dejaran salir descalzas y luego conmocionadas cuando las liberaron.

Armando, sin embargo, no estaba con ellas.

"Lo único que él quería era llevar a su primo al hospital para que se salvara", dijo Tania.

Cerca de un mes después, la familia Sánchez escuchó que algunos cuerpos habían sido llevados a la morgue de Iguala. Fueron a ver si alguno de los cadáveres era el de Carlos o de Armando. Ninguno era. Más tarde esa noche, después de regresar a Teloloapan, recibieron una llamada para amenazarlos con matarlos si seguían buscando. La esposa de Carlos huyó de Teloloapan.

Después de que la noticia de la desaparición de los 43 estudiantes desatara una tormenta nacional, un vecino que buscaba a su hijo dijo a los Sánchez que familiares comenzaban a reunirse en una iglesia de Iguala para presentar denuncias ante las autoridades federales y dar muestras de ADN. Aceptaron unir sus nombres a las de cientos de otras familias, muchas de las cuales también revelaron historias de policías que se llevaron a sus seres queridos.

Entre ellos estaban los familiares de Adilene García Valverde, de 19 años, y su hermano Jorge Alberto, de 21, quienes fueron detenidos por la policía cuando regresaban a su casa después de cenar en Cocula, el 29 de junio de 2012. Nunca más los vieron. La policía de Iguala dijo a su padre que no tenían registro de algún arresto o de alguna patrulla en el área esa noche.

También estaba la familia de Ángel Alberto Mejía Mazón, un estudiante de 19 años, que se vio involucrado en una pelea con un extraño en la feria anual de Iguala en febrero de 2013. La policía lo arrestó, contó su hermano, Marcos Mejía Mazón. Cuando su abuelo fue a la estación policial a buscarlo le dijeron que no tenían ningún registro de que hubiera sido detenido. El oficial que negó tenerlo era Francisco Salgado Valladares, el supuesto recaudador del cartel "Guerreros Unidos".

Algunos policías incluso terminaron en la lista de desaparecidos. Saturno Giles Beltrán, un militar retirado de 47 años, trabajaba en la unidad de vehículos robados del departamento de policía de Iguala. A su esposa, María del Carmen Abarca Bahena, le dijo que él era el único hombre limpio en la fuerza. Desapareció el ocho de marzo de 2014 cuando manejaba camino a las clases que tomaba para obtener su título de abogado. Llamó a su esposa y le dijo que "ellos" le habían permitido hablar por teléfono, que estaba aclarando algunas cosas y después regresaría a casa. Fue la última vez que lo escuchó.

Después de añadir los nombres de sus seres queridos a las listas, muchos familiares se organizaron para ir a las montañas alrededor de Iguala en busca de los cuerpos de sus desaparecidos. Al paso de las semanas y meses, equipos gubernamentales recuperaron los restos de al menos 104 cuerpos de fosas clandestinas localizadas por las familias, aunque sólo 13 de ellos han sido identificados por pruebas de ADN y pedazos de ropa.

En otras ocasiones fueron identificados por otras cosas. En enero, la familia Sánchez fue informada que habían exhumado una bolsa de dormir verde con un esqueleto adentro. Al lado, hallaron una sonda de suero y una cánula de oxígeno.
 Estudiantes desaparecidos a manos de la policía

(Con información de AP)

Diputados se dan de Navidad 1 mdp por tanto trabajo

Los diputados federales se aprobaron en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF-2016) una bolsa de fin de año de 400 millones 948 mil de pesos: 323 millones 836 mil pesos por “gratificación de fin de año” y un aguinaldo de 77 millones 112 mil pesos, informa el diario 24 Horas. 

De manera individual, cada diputado recibirá un depósito de 950 mil 517 pesos antes de concluir el próximo año; 465 mil 672 pesos por gratificación, 154 mil 224 pesos por aguinaldo, más 148 mil 468 pesos por el pago de sus remuneraciones (dieta, asistencia legislativa y atención ciudadana). 

Además, esta cantidad podría aumentar de manera sustancial si el diputado preside alguna de las 56 comisiones parlamentarias, recibiría un aumento extra de –por lo menos– 300 mil pesos etiquetado como “subvenciones” (apoyo), que en teoría sirve para sufragar los gastos de la comisión que preside.
(Con información de 24 Horas)

Cae trabajadora de penal de Santa Martha por facilitar la fuga de 7 reos

La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) cumplió una orden de aprehensión contra María Elena Álvarez Reyes, empleada del Centro Penitenciario Santa Martha Acatitla, por su probable complicidad en la falsificación de documentos oficiales que facilitaron la fuga de siete presos, los cuales ya fueron detenidos.

A través de un trabajo en conjunto, autoridades del Estado de México, elementos de la Policía de Investigación capturaron a Álvarez Reyes en la esquina de las calles Poniente 15 y Sur 2, colonia Niños Héroes, en el Municipio de Valle de Chalco Solidaridad.

La inculpada y otros servidores públicos beneficiaron a siete reclusos a quienes les propusieron, a cambio de una suma de dinero, tramitar su libertad en poco tiempo con información, firmas y sellos falsos.

Como resultado de las investigaciones, los agentes de la Policía de Investigación lograron capturar, en diferentes momentos, a todos los evadidos: Gerardo Said Figueroa Díaz, David Garfias Meléndez, Jonathan Piña Alvarado, Víctor Gastón Olvera Solache, José Luis Romero Salgado, Luis Mario Dávila Martínez y Jorge Vargas Cano.

María Elena Álvarez Reyes quedó a disposición del Juez Penal 21 Penal, con sede en el Reclusorio Preventivo Oriente, para responder al delito de evasión de reo agravado.

Más detalles

La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) cumplió una orden de aprehensión contra María Elena Álvarez Reyes, empleada del Centro Penitenciario Santa Martha Acatitla, por su probable complicidad en la falsificación de documentos oficiales que facilitaron la fuga de siete presos, los cuales ya fueron detenidos.

Mediante oficio de colaboración con autoridades del Estado de México, elementos de la Policía de Investigación capturaron a Álvarez Reyes en la esquina de las calles Poniente 15 y Sur 2, colonia Niños Héroes, en el Municipio de Valle de Chalco Solidaridad.

La inculpada y otros servidores públicos beneficiaron a siete reclusos a quienes les propusieron, a cambio de una suma de dinero, tramitar su libertad en poco tiempo con información, firmas y sellos falsos.

Como resultado de las investigaciones, los agentes de la Policía de Investigación lograron capturar, en diferentes momentos, a todos los evadidos: Gerardo Said Figueroa Díaz, David Garfias Meléndez, Jonathan Piña Alvarado, Víctor Gastón Olvera Solache, José Luis Romero Salgado, Luis Mario Dávila Martínez y Jorge Vargas Cano.

María Elena Álvarez Reyes quedó a disposición del Juez Penal 21 Penal, con sede en el Reclusorio Preventivo Oriente, para responder al delito de evasión de reo agravado.

Esta información se emite en términos del Artículo 11 de la Ley de Protección de Datos Personales para el Distrito Federal.

La presentada tiene el carácter de probable, lo que no implica una sanción penal hasta que lo determine la autoridad jurisdiccional.

La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal reitera su compromiso de investigar los delitos, perseguir a los delincuentes y abatir la impunidad, con el propósito de garantizar la confianza de la ciudadanía en sus instituciones.

(Con información de Diario de México.com.mx y OEM.com.mx)

Guerrero: Comando ejecuta a familia e incendia casas, en Leonardo Bravo

Cuatro integrantes de una familia fueron asesinados en la comunidad de Polixtepec, Leonardo Bravo, ubicada en la sierra del estado, luego de que sujetos armados dispararon contra su vivienda y lanzaron varias granadas de fragmentación que incendiaron parcialmente otras dos casas.

De acuerdo con un reporte de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), cerca de medianoche un comando ingresó a esa comunidad, y disparó con armas de grueso calibre sobre la casa y lanzó granadas.

El parte indica que presuntos sicarios detonaron las granadas; incluso, peritos de la fiscalía estatal acudieron este lunes al poblado y encontraron algunas sin estallar. De la familia que murió, la dependencia precisó que se trataba de Cristina Barragán de 45 años; así como sus hijos Gloria, Adán e Israel de 23, 18 y 16 de edad, respectivamente.

Efectivos de la policía ministerial del estado y la fuerza estatal llegaron a Polixtepec para blindar la zona, mientras peritos y personal especializado recogía casquillos y desactivaba las granadas, al tiempo que acordonaban el área.

Leonardo Bravo, situado a unas cuatro horas de Chilpancingo, es, de acuerdo con la Sedena, uno de los principales municipios productores de amapola en el país.

Desde hace dos semanas en esa región los problemas son visibles. En ese lapso miembros del sistema de justicia de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) tuvieron un enfrentamiento con presuntos sicarios que dejó un deceso.

Esto ocurrió a unos días de que el comisario municipal, Joaquín Romero Ríos, y su secretario, Víctor González Luna, fueran emboscados y asesinados el 4 de noviembre sobre el camino de terracería de Puentecillas a Polixtepec, en la comunidad de Campo de Aviación.

El 17 de noviembre, habitantes de comunidades del Filo Mayor y miembros de la policía comunitaria de la UPOEG realizaron una caravana a bordo de más de cien camionetas y vehículos particulares desde Chichihualco (Leonardo Bravo), para demandar la salida del Ejército y la aprobación de policía comunitaria en la zona; por los índices de violencia presentados en últimos días.

En Polixtepec han ocurrido enfrentamientos entre un cártel local encabezado, según autoridades, por los hermanos Ángel y Efraín Villalobos. La Unión de Comisarios por la Paz y el Desarrollo del Estado de Guerrero, que aglutina 40 comunidades de la región.

Por otra parte, en Acapulco dos fosas clandestinas con sendos cuerpos en su interior fueron halladas por elementos de la Fuerza Estatal, muy cerca de las instalaciones del Ejército.
En cada fosa se encontró un cadáver, al parecer un hombre y una mujer, cuyos restos fueron trasladados a las instalaciones del Semefo de este puerto.

Mientras tanto, pese a la presencia de la Gendarmería, un hombre fue ejecutado en el puerto y dos más en Coyuca de Benítez, de acuerdo con un reporte de la Secretaría de Seguridad Pública.

Investigan

La Fiscalía General del Estado (FGE) informó que investiga el homicidio de cuatro integrantes de una familia en la comunidad de Polixtepec, perteneciente al municipio de Leonardo Bravo, en la zona centro del estado.

La dependencia informó que se inició la averiguación previa BRA/CHI/016/2015 por el delito de homicidio en contra de cuatro integrantes de una familia que murieron por disparos de arma de fuego.

Las personas asesinadas son una madre y sus tres hijos, cuyos cuerpos quedaron en el interior de una vivienda que, además, fue quemada por hombres armados que llegaron e irrumpieron en el lugar de los hechos.

La Fiscalía inició la indagatoria correspondiente y se encuentra recabando todas las evidencias periciales.

Así, pidió a los ciudadanos que tengan información sobre este homicidio se proporcione todo tipo de información para dar con los responsables.

(Con información de El Debate.com.mx y Azteca Noticias)

Oaxaca: Se reportan explosiones en refinería de Salina Cruz

Reportan explosiones en refinería de Salina Cruz, Oaxaca.

Hasta el momento no se han dado a conocer las causas de las explosiones; Pemex no ha informado sobre lo ocurrido.

Cuerpos de emergencia están en el lugar.

(Con información de Azteca Noticias)

Salud familiar: Generación de inútiles

Hay que llamarlos varias veces en la mañana para llevarlos a la escuela. Se levantan irritados, pues se acuestan muy tarde hablando por teléfono, viendo tele o conectados a la Internet. No se ocupan de que su ropa esté limpia y mucho menos ponen un dedo en nada que tenga que ver con 'arreglar algo en el hogar'.

Idolatran a sus amigos y viven poniéndoles 'defectos' a sus padres, a los cuales acusan a diario de “sus traumas”. No hay quien les hable de ideologías, de moral y de buenas costumbres, pues consideran que ya lo saben todo. Hay que darles su 'semana' o mesada, de la que se quejan a diario porque -'eso no me alcanza'-. Si son universitarios, siempre inventan unos paseos de fin de semana que lo menos que uno sospecha es que regresarán con un embarazo, cayéndose de borrachos o habiendo fumado un porro de marihuana.

Definitivamente estamos rendidos y la tasa de retorno se aleja cada vez más, pues aún el día en que consiguen un trabajo hay que seguir manteniéndoles. Me refiero a un segmento cada vez mayor de los chicos de capas medias urbanas que bien pudieran estar entre los 16 y los 24 años y que conforman a la ya tristemente célebre Generación de los NINI’S, que ni estudian ni trabajan, ó estudian y trabajan con todo el pesar.

¿En qué estamos fallando?

Para los nacidos en los cuarenta y cincuenta, el orgullo reiterado era que se levantaban de madrugada a ordeñar las vacas con el abuelo; que tenían que limpiar la casa; que lustraban sus zapatos; algunos fueron limpiabotas y repartidores de diarios; otros llevaban al taller de costura la ropa que elaboraba nuestra madre o tenían un pequeño salario en la iglesia en donde ayudaban a oficiar la misa cada madrugada.

Lo que le pasó a nuestra generación es que nosotros mismos “elaboramos un discurso” que no dio resultado: '¡Yo no quiero que mi hijo pase los trabajos que yo pasé!'. Usted por qué tiene lo que tiene…? Pues por que le costó su esfuerzo… muchos sacrificios, y así es que aprendimos a valorar los esfuerzos de nuestros padres al ”ver y compartir” su esfuerzo, en lugar de “ocultarlo” y aparentar que todo es “color de rosa” en la vida. Sin embargo, nosotros acostumbramos a nuestros hijos a recibir todo por obligación.

Nuestros hijos nunca han conocido la escasez en su exacta dimensión, se criaron desperdiciando. Esa es la verdad.

El 'dame' y el 'cómprame' siempre son generosamente complacidos y ellos se han convertido en habitantes de una pensión con todo incluido, (TV, DVD, Equipo de sonido, Internet y comer en la cama, Recogerle el reguero que dejan por que siempre se les hace tarde para salir, etc…) y luego pretendemos que nuestra casa sea un hogar… o exigimos o preguntamos, por qué nuestros hijos se aislan, no comparten con nosotros, ya que cualquier cosa es mejor que sus padres o una actividad familiar.

Quien les suministró todo eso a nuestros hijos… NOSOTROS MISMOS, SOLITOS Y SABIENDO QUE NO ESTABA BIEN. Al final se marchan al exterior a la conquista de una pareja y vuelven al hogar divorciados o porque la cosa 'se les aprieta' en su nueva vida. Los que tienen hijos pequeños, pónganlos los domingos a lavar los carros y a limpiar sus zapatos… a ganarse las cosas. Un pago simbólico por eso puede generar una relación en sus mentes entre trabajo y bienestar. Víktor Frankl dice que “lo que hace falta es educar en el amor al trabajo (creativo)”. La música de moda, los conciertos, la tele, la moda y toda la electrónica de la comunicación han creado un marco de referencia muy diferente al que nos tocó, y ellos se aprovechan de nuestra supuesta desinformación para salirse con la suya; ya que ahora "los patos le tiran a las escopetas", pues ahora somos padres ignorantes con hijos informados –mal- pero con información al cabo. Será cierto que:

“Somos la generación que pedía permiso a los padres; y pide permiso a los hijos...?”

Estamos forzados a revisar los resultados, si fuimos muy permisivos o si sencillamente hemos trabajado tanto, que el cuidado de nuestros hijos queda en manos de las domésticas maestros, y en un medio ambiente cada vez más deformante y supuestamente por nuestro cargo de conciencia de no tener mucho tiempo con ellos, subsanarlo con cosas materiales. Nunca es tarde para cambiar...

Recuerda: Comparte la información. Difunde la salud familiar

Lo más leído de la semana